Tras paradise dating

27-Jan-2018 05:10 by 2 Comments

Tras paradise dating - world of dating relationships and love

Con noventa minutos de congoja y una prórroga recreativa, el Madrid despachó al Bayern tras un partido de mucho linaje.Un encuentro de centuriones, con muchas aristas y siempre en combustión. Hasta que prendió Cristiano no hubo forma de que se fundiera el cuadro alemán, al frente en muchas fases de la noche, y pagano de un exceso de Vidal, expulsado poco antes del tiempo de prolongación.

tras paradise dating-52tras paradise dating-66tras paradise dating-77

Al socorro, como tras su fallo en el penalti del Allianz Arena con 1-0, acudió Vidal, que se comió innecesariamente la segunda amarilla, aunque ya la había merecido antes.

El Bayern también, repentinamente impreciso, sobre todo por la lanzadera de Alaba, que dejó a su colegas en la cuneta en un sinfín de aventuras cerradas con centros con el juanete.

Así, Lewandowski, uno de esos jugadores a los que les fluyen goles por las venas, se quedó aislado. Logró equilibrar el partido y rebajar al fulgurante Bayern del comienzo, pero ni en su crecida tuvo el rastro deseado de Cristiano y Benzema, poco productivos al comienzo, aunque decisivo luego el luso.

Con el empaque que se le presupone y la personalidad que nunca le ha faltado, el Bayern arrancó gobernante, con aplomo, lo que nunca estuvo corto ante una faena tan colosal.

Colonizó al Madrid en su campo y con sus tretas por las bandas, donde encontraba superioridades con extremos y laterales, y durante el primer cuarto de hora tuvo tieso al equipo local.

En una jugada lateral y en el eje del campo, rebañó la pelota a Asensio.

No le sirvió de consuelo y luego zancadilleó al mallorquín.

A la siguiente jugada Sergio Ramos, tantas veces entronizado en duelos de este voltaje, se quedó de piedra.

Un despeje de Nacho le cogió de paso y con su involuntario rechazo el balón dejó atrás a Keylor rumbo a la red.

Por su cuenta, con su pujanza, Carvajal arrastró a los suyos hacia la meta germana.

Con la presión más alta llegaron los quebraderos para Hummels, Alonso y demás administradores del balón a la hora de dar salida al juego sin un pelotazo grueso.

Periodo en el que emergió CR, autor de la primera igualada, con dos goles en fuera de juego, el 2-2, clamoroso, y el 3-2, más ajustado.